viernes, 25 de junio de 2010


Esta pareja vive en La Moneda, claro que del lado de afuera.  Hacía muchísimo frío esa mañana y mientras los oficinistas caminaban ensimismados apretando entre sus manos una taza de cartón con café, estos dos animalitos se acurrucaban en un recodo del edificio para darse calor. 


Cómo hemos perdido la capacidad de acercarnos en la ciudad. Los llamados "humanos" desconfiamos del que pasa a nuestro lado, en cambio estos dos perros no tienen inconveniente en abrazarse y apoyarse en medio del asfalto.


Los perros de La Moneda no son pocos, y son un misterio sin resolver.  Dicen que para los cambios de mando la "autoridad" ordena desaparecer los perros, cosa que sucede por un par de días, pero luego vuelven y siguen reinando en la Plaza de la Constitución. 

14 comentarios:

Marcelo dijo...

Antes que nada fue una gran alegría que tu entrada apareciera por fin en "blogs que sigo" así puedo estar al día con tus entradas. Respecto de los animalitos de la calle, los perros son especiales, a veces me parece por la sensación de desamparo. Me he metido en varios líos por ellos al llevarlos casa. Los gatos, que también quiero, dan más sensación de fortaleza.
Un beso Pamela!

Luis dijo...

Más allá de la múltiples miradas que puede tener el tema de los perros vagos y el como manejarlos, me quedo con la enseñanza de estos animales solidarios en su lucha contra el frío mientras nosotros difícilmente sabemos entregar algo de calor a otros.
Un abrazo.

Pamela dijo...

Marcelo: Tienes razón, los gatos siempre se las arreglan!.

Luis: Los perros de Valpo son todo un tema, y aquí también, hace unos días "alguien" les repartió veneno en la Pza de Puente Alto, estaban esterilizados y una agrupación les buscaba hogar definitivo, pero "alguien" fue más veloz.

elisa...lichazul dijo...

y no solo en la moneda, hay tantos que vagan sin rumbo por toda la ciudad
bien estaría ya de una vez por todas que los legisladores hagan realidad la ley de tenencia responsable de mascotas

besitos de luz

Jan Puerta dijo...

Desde hace tiempo, fotografío perros abandonados en diferentes partes por la que me dejo caer. Su nobleza contrasta con la poca sensibilidad de quien presume de humano y racional.
Ojala, el hombre se concienciara mas de las cosas que hace mal.
Una gran entrada.
Un abrazo

Cris Moreno dijo...

Pame, Pame... lá vamos nós na Copa... rsrs

Beijinhos.

Visita-me no wordpress.

Cynthia dijo...

Hey sweetheart, dropping by to say hello and give tight hugs.

Camino del sur dijo...

Que verdad más triste, los humanos deshumanizados, cada uno por su lado, defendiendose hasta de la propia sombra. Los perritos vagos infaltables y se las arreglan solidariamente para sobrevivir.

Abrazos

M.P.

Steki dijo...

Hoooola, Pameeeee!
Te confieso que cuando vi la foto casi que sigo de largo porque no me gusta ver sufrir a los animales. Amores de mi vida. No sabes lo mal que me hace. Si pudiera... pero es imposible, lamentablemente.
vos sabés que cuando estuve en España, me llamó la atención que no hay perros sueltos? Una maravilla.
Lo que decís de los perros es lo que hicieron en Sudáfrica con la gente pobre que vive en las calles. Los "guardan" por un tiempo. Qué horror.
Te mando un beso chocolatoso!
STEKI.

esteban lob dijo...

Hola Pamela:

Te queremos agradecer tu preocupación, al exponer nuestro caso con foto en tu blog.
De este modo hemos comprobado contra todas nuestras experiencias, que quedan humanos con alma.

Con cariño,

Los perritos aludidos.

paola dijo...

pame, esto me recuerda cdo se me perdio mi greta en punta arenas... no sabes la cantidad de perros que hay en las calles... es impresionante! y aca hay una institucion aperrada (literalmente) que hace lo imposible por rescatarlos... (mi comentario es más perro, más directo que el trasfondo que le das a tu texto, obviamente!) cariños

Araceli dijo...

La verdad es que ya lo dice la sabidura popular "Vaya vida de perros".
De todas formas son más fuertes de lo que parecen y saben salir adelante

Isabel Estercita Lew dijo...

Quizás en la ciudad suceda eso, pero no en mi casa jaja, esa capacidad por suerte no la perdimos

Beso enorme Pame

Estercita

Alimontero dijo...

Hola Pamela, gracias por tu corazón solidario, sensible!

El ser humano, en la loca carrera de al vida no tiene tiempo....tenemos la misma hora, pero el de algunos va más veloz...entonces no tiene tiempo para mirar, sentir....
En cambio el animal, vive lo que le fluye: la vida! comparte, corre, salta, menea la cola y busca el cobijo.....;-)
me encantó!

Besos Pame!

Ali