miércoles, 7 de julio de 2010

Durmiendo a cielo abierto


"Desde que llegué a vivir al barrio siempre lo veía al salir cada mañana: se levantaba de la vereda, amarraba su colchón con sus frazadas y salía caminando hacia la calle Sazié, donde pasaba el día lavando autos.  De tanto vernos terminamos saludándonos y hasta haciéndonos un poco amigos.


Un día no lo ví más; hasta que pasadas unas semanas lo volví a encontrar lavando autos: ahora tengo novia, me dijo, así que arrendé una pieza por treinta lucas aquí a la vuelta." 

Nota: Suelo limitarme  a la hora de tomar fotos que puedan incomodar a los "modelos".  En este caso el hombre dormía tan profundamente que no tuvo cómo enterarse de mi atrevimiento. Eran las diez de la mañana de un día frío, aunque soleado, no corresponde al personaje de la historia, pero sirve para documentarla. El verdadero personaje se ha tornado en un amigo muy cercano y me alegra enormemente que ya no duerma a cielo abierto y que haya encontrado el amor.

13 comentarios:

Luis dijo...

Felicitaciones primero por el texto, luego por romper los prejuicios y finalmente por dar ese paso donde pasamos de meros observadores a actores de nuestra sociedad.
Un abrazo.

Merisi dijo...

A poignant reminder,
the same happens all over the world, even in the cold of winter.

elisa...lichazul dijo...

cuántos hay por nuestras calles
y ahora con estos fríso que calan huesos
los albergues no dan abasto después del terremoto
cuántos por el mundo ....en ciudades desarrolladas y tan contaminadas que no alcanzan a ver a sus habitantes iguales...

Felicitaciones por el post social y universal
besitos de luz

Ana dijo...

Cuánto bien le hará el amor de su novia, a cielo abierto o bajo techo! Un solcito que calienta sus huesos. Admiro las ganas de enrollar su vida y salir a lavar autos.
Un abrazo

Marcelo dijo...

El amor nos hace mejores, no? Mirá qué prueba nos das...
Un beso Pame!

esteban lob dijo...

La suerte de aquel cuidador, de haber encontrado una amiga así...aparte de haber hallado a su novia.

Un beso.

Común dijo...

Hola!!!

Qué linda enseñanza me llevo hoy de tu espacio, gracias por cruzar la barrera que pocos nos animamos........felices los que tienen libertad y los que pueden mejorar.

Un abrazo de oso.

Isabel Estercita Lew dijo...

Hoy puedo afirmar que el amor lo puede todo!

Besos Pame

Estercita

TORO SALVAJE dijo...

Y yo que no lo conozco me alegro también por él.

Besos Pamela.

Alyxandria Faderland dijo...

Entre los dos perros que se dan calor entre la fria indiferencia humana -proteccionista bichera, viste?- y la gente que duerme a cielo abierto en un entorno tan lindo, no podes entender que nos hallamos vuelto tan egocentricos al punto de no ver al que tenemos al lado.
La unica vez que le tome una fotografia a un indigente que dormia a puertas de la Catedral, lo desperte, le di dinero como para que cenara, pero me senti como si me hubiera levantado una puta o le hubiera comprado una parte de su -o lo que le restaba- dignidad.

Cris dijo...

Una historia con final feliz, entre tantas!!! Saludos

Matvi. dijo...

A nadie la falta Dios, dice el dicho.
No creo mucho en dichos, digo yo.

Roxi dijo...

En contraste con la otra entrada que es triste, esta es tan linda y positiva. Por varios aspectos, por que él haya encontrado el amor y ya no duerma a cielo abierto, pero también por tu actitud de no ser prejuiciosa (no creo que haya mucha gente que se haga amiga de alguien que duerme en la calle) y de generar esa cercanía.